fbpx

-15% DE DESCUENTO con CÓDIGO: SPRING24

El CBD, un tratamiento prometedor para la esclerosis múltiple

Hoy en día, el uso médico del cannabis (CBD y THC) para el dolor crónico y la espasticidad en la esclerosis múltiple (EM) está aumentando. Sin embargo, las pruebas de la seguridad de este tratamiento con aceites de cannabis medicinal son todavía limitadas en la actualidad.

Aliviar los síntomas de la esclerosis múltiple con CBD y THC

Un reciente estudio observacional, disponible aquí, se propuso investigar la seguridad de los aceites de cannabis medicinal sublinguales en pacientes con esclerosis múltiple.

En este estudio, 28 pacientes con esclerosis múltiple fueron tratados con aceites de cannabis medicinal, que combinaban una alta concentración de CBD y THC.

A continuación, se les hizo un seguimiento durante un mes: la primera evaluación se realizó al principio del tratamiento, y la segunda al final de las 4 semanas siguientes al tratamiento. En cada una de estas visitas, los pacientes se sometieron a numerosos exámenes: examen neurológico, pruebas de marcha, análisis de sangre, pruebas de habilidad, etc.

Además, la eficacia del cannabis terapéutico sobre el dolor, pero también sobre la espasticidad y los trastornos del sueño, fue evaluada diariamente por los pacientes durante todo el curso del tratamiento.

Los preparados de cannabis utilizados para este tratamiento contenían 10-25 mg/ml de THC.

¿Cómo afectan el CBD y el THC a la EM?

En su segunda visita, los 28 pacientes con EM tuvieron la oportunidad de comentar los posibles efectos secundarios del consumo de CBD y THC. Los efectos secundarios más frecuentes fueron la sequedad de boca, pero también la somnolencia, los mareos y las náuseas de leves a moderadas.

Sin embargo, dos sujetos de este panel experimentaron síntomas pronunciados de sueño y somnolencia excesiva, lo que provocó la interrupción prematura de su tratamiento.

Las dosis medias de THC y CBD administradas a estos pacientes con EM fueron de 4 mg y 7 mg. En la mayoría de los casos, se administraron sólo una vez al día, y sobre todo por la noche.

Al final del estudio, los investigadores descubrieron que el dolor disminuyó de una puntuación mediana de NRS de 7 a 4, la puntuación mediana de NRS para la espasticidad disminuyó de 6 a 2,5, y la puntuación mediana de NRS para los trastornos del sueño disminuyó de 7 a 3. No hubo deterioro de la deambulación ni de la destreza.

Por lo tanto, podemos concluir que el tratamiento con THC y CBD fue seguro y mayormente bien tolerado por los pacientes con EM. De hecho, ayudó a aliviar ciertos síntomas específicos de la enfermedad, como el dolor crónico intenso, la espasticidad y los trastornos del sueño.